Blog

«Ser y Hacer»

Suele haber debate sobre qué es antes el SER o el HACER. Es un debate, por otro lado, clásico que ya mantuvieron, entre otras personalidades, Kant y Nietzsche.

En realidad desde una óptica más amplia, HACER (Acción) y Ser (Esencia) son las dos caras de la misma moneda, son realidades indivisibles que se retroalimentan la una a la otra.

Presenciamos muchos «métodos» y planteamientos teóricos, filosóficos y espirituales que pretenden guiarte en esta búsqueda (ontológica) de la esencia. Normalmente, la propuesta es una propuesta racional, a veces enmascarada en velos de la mente por cuanto tratamos de alcanzar desde la introspección, el autoconocimiento y otras herramientas de conocimiento, algo que escapa al ámbito de la mente. Por otro lado, tenemos los intentos de «anular» la presencia de la mente o de una de sus funciones más significativas: las emociones, hasta el punto de proponer que las emociones residen fuera de la mente.

Pero más allá de la elucubración, el autoconocimiento y la introspección está el descubrir. O ¿acaso esperas autoconocerte desde la mente, desde tus propios «a priori» (Kant)?

Respóndeme a una pregunta (también clásica) si te observas desde ti mism@, ¿cómo vas a verte con «objetividad»? La opción de «salir de un@ mism@» para observarte desde afuera ¿tiene sentido?

Bajo mi punto de vista, un punto de vista aprendido, no puedo atribuirme tal mérito, es haciendo como te descubres, como tienes la posibilidad de alcanzar la certeza del encuentro verdadero contigo mism@. Y desde ese encuentro fruto de reconocerse en el camino emana el Ser, tu esencia.

Pero, ¿haciendo qué?

Yo te animo a seguir un principio que también he aprendido: «Hazlo desde el corazón». Ahora te puedes estar preguntando, ¿cómo sé que lo hago desde el corazón? Créeme, solo haciendo lo puedes saber, solo haciendo puedes indentificarte con lo que haces, solo haciendo puedes reconocer tu obra, como solo recorriendo el camino puedes reconocer si es tu camino.

Te invito a que rompas las cadenas que te aferran a ti mism@ y a l@s demás, alcanza el ejercicio de la verdadera libertad. Desde ese estado puedes hacer de una manera plena y consciente para seguir encontrándote y liberando tu esencia para seguir haciendo y siendo en un flujo constante y creciente que te conducirá a aquello que le da sentido a tu vida (por qué). Ese ese sentido el que debe guiar tu «para qué».

Sentido y propósito, ser y hacer, por qué y para qué, alinéalos, pon a tu mente al servicio de tu corazón y podrás hacer de tu vida una historia digna de ser contada.

Hablaremos de ello en otra entrada.

Esclavos de una mente «entrenada»

La Vida no necesita de nuestra intervención, cada célula de tu cuerpo sabe lo que tiene que hacer sin tu participación.
Desde mi experiencia, el «aquí y ahora» nos pide paz y armonía, naturalidad y espontaneidad integrando en nuestra propia naturaleza valores, actitudes, hábitos que la favorezcan pero sin violentar nuestra propia naturaleza.
En Egipto, a la mente la ilustran con el jeroglífico del babuino, un mono reactivo y muy poderoso. Si lo entrenas, será un gran aliado, si no, será un caos. Pero al babuino se le entrena desde su propia naturaleza.
En tu proceso de desarrollo debes respetar tu propia naturaleza. ¿A caso a todas las personas les viene bien la misma dieta, el ayuno, el mismo deporte o los mismos horarios?
Con el sometimiento a la presión por el desarrollo personal, estarás cambiando de amo, pero seguirás siendo esclavo. Antes de la ausencia de presencia y por ende de los designios de una mente no entrenada, perezosa, temerosa y reactiva; ahora del exceso poder de una mente que crees entrenada pero que sigue al mando, solo que ahora te gobierna de una manera relajada, bien nutrida y educada.

Entrenamos la mente y la ponemos al servicio de nuestro éxito, riqueza (ahora lo llamamos abundancia) y salud estética. Entrenamos la mente para que no nos interfiera en nuestros logros, unos logros que nacen DE LA MENTE/EGO, es decir, de sí misma… y no nos damos cuenta de que le hemos dado más poder que nunca. La pereza, el miedo, el apetito desmedido… nacen en muchos casos de funciones/necesidades vegetativas inconscientes, automáticas en las que el EGO/MENTE apenas interviene. Cuando entrenamos a la mente para «gobernar» (o tratar de hacerlo) esas funciones, estamos dándole al tirano más poder sobre nosotros y nos estamos imponiendo sus objetivos.

Y nos seguimos olvidando de vivir. Y es que la Vida transcurre con o sin nuestra presencia con su propia inteligencia, una inteligencia a la que no podemos acceder.

¿Cuándo vamos a poner a la mente al servicio del corazón?

Y es que es en el corazón y no en la mente, en donde reside la verdad que, en lo más profundo de nuestro ser, anhelamos: aquéllo que le da sentido a la vida.

«La mente es una gran sierva pero una pésima ama», entrénala para que sea tu mejor sierva nunca tu ama.

Inscríbete en el próximo curso: «DE LA IDEA A LA ACCIÓN»

Sal del mar


Ama cada paso que das porque la vida es dar pasos, da igual el sol, la lluvia, el calor o el frío… la vida es dar pasos y que esos pasos te conduzcan a ese lugar al cual quieres llegar. Por el camino aparecen personas, lugares y días; personas que llegan, personas que van, lugares que captan nuestra atención y otros que son solo lugares de paso… días que nos empeñamos en llamar buenos y días que nos empeñamos en llamar malos días. Y nada de eso es cierto, es todo un juicio que hacemos porque la vida es, ante todo, juzgar inconscientemente y olvidar que vivimos para algo más que solo vivir una sucesión de personas, lugares y días.

Sal del mar que te confunde, que te abriga hasta que te duerme y te acoge en su engañosa realidad. Toma consciencia o la vida será el resultado de una sucesión de juicios que nacen por sí mismos sin mayor pretensión que juzgar por juzgar. Sal del mar, camina y podrás volver al mar siendo otra persona viviendo el mar de verdad.

Para ello debes ejercer tu libertad, liberarte de las cadenas que te aferran a ti mismo, a los demás, a la sociedad y sus dictámenes, a tus carencias y a tus limitaciones. La vida es ante todo, dejar de ser “yo” y dar pasos en los que las personas son personas, los lugares son lugares y los días, son días y yo soy, por fin, un ser consciente.

«el poder de la acción» píldora 1: haz de tu vida una historia digna de ser contada

En esta primera píldora vemos cuál es la filosofía que guía la formación: aprovechar la situación de cambio que estamos viviendo para provocar, nuestro propio cambio consciente y dirigido en la dirección necesaria para convertirnos en nuestra mejor versión y cumplir con nuestros sueños. Recuerda, hacer de la vida una historia digna de ser contada significa, por encima de todo, vivir la vida que quieres vivir de tal manera que puedas vivir el resto de tu vida como siempre has querido.

Todo ello bajo el paraguas de la acción, siempre haz… y ya sabes, si te da miedo, hazlo con miedo, pero la clave es hacerlo desde el corazón para que aquello que haces tenga un sentido y sirva para construir tu legado.

El Poder de la acción, consciente y dirigida… eso es lo que trabajaremos.

Historias dignas de ser contadas

Abro este espacio para que diferentes personas compartan con nosotr@s sus experiencias, conocimientos y vivencias. Conoceremos sus historias, quiénes son y cuál ha sido su proceso para que tengamos en ellos, una fuente de inspiración.

Emprendedor@s, empresari@s, sabi@s… en definitiva, ¡personas con corazón que tocan almas!

Los miércoles a las 19.00 en mi FACEBOOK FANPAGE DAVIDGT.

https://www.facebook.com/DAVID-GT-112065010433317/?modal=admin_todo_tour

Deja que sus historias te inspiren, como me inspiran a mí.